Página Web Oficial Gobierno de España - Alto Comisionado para la lucha contra la pobreza infantil


Comienza el contenido principal

Noticia

El Gobierno aprueba medidas destinadas a la atención de la infancia tras el cierre de los centros educativos

covid19, familias, infancia, vulnerable, cierre, colegios, derecho alimentación, españa, alto comisionado, gobierno

El Gobierno de España, tras el Consejo de ministros extraordinario de este jueves, ha aprobado una serie de medidas destinadas a responder al impacto del cierre de centros educativos para evitar la extensión del COVID-19. Con estas actuaciones, el Gobierno reafirma la protección de la infancia como una prioridad, especialmente a aquella en situación de vulnerabilidad. Estas medidas se recogen en el Real Decreto-ley 7/2020 por el que se adoptan medidas urgentes para responder al impacto económico del COVID-19.

Con el fin de proteger el derecho a la alimentación de niños y niñas afectados por el cierre de comedores escolares, se reconoce el derecho a percibir ayudas económicas o la prestación directa de distribución de alimentos para estudiantes de infantil, primaria o secundaria que ya recibiesen ayudas de comedor tanto autonómicas como municipales. Estas ayudas estarán gestionadas tanto por los servicios sociales como por los centros educativos y tendrán una duración indefinida, vinculada al cierre de los centros escolares, para que en ningún momento se produzca desprotección de estos menores durante la emergencia sanitaria por el COVID-19.

Para poner en marcha estas ayudas y con el fin de proteger a las familias vulnerables y atender a las necesidades de la infancia en este periodo de excepcionalidad, el Gobierno distribuirá 25 millones de euros entre las comunidades autónomas. El objetivo de estas transferencias es similar al del programa VECA, diseñado por el Alto Comisionado para la Lucha contra la Pobreza Infantil: garantizar el derecho básico de alimentación de los menores, en este caso, en un periodo de excepcionalidad.

Por último, el Gobierno ha probado la adaptación del límite mínimo de días lectivos por parte de las administraciones educativas en función de las necesidades de contención derivadas de la extensión del COVID-19, siempre que se hubieran sustituido las actividades lectivas presenciales por otras modalidades de apoyo educativo al alumnado.

Subir hacia arriba